Ya estamos en boca de todos..

Esta semana nos ha recibido la Subdirectora de organización de Servicios Sanitarios del Principado de Asturias. El motivo de la cita era la de ofrecer a los médicos de atención primaria, es decir a los médicos de cabecera de la región, la posibilidad de  informar a todos aquellos de sus pacientes que hayan perdido un hijo/a de la existencia de  nuestros talleres e integrarse en nuestro grupo de duelo con el ánimo de encontrar apoyo, solidaridad, experiencia y comprensión en ellos, con gente que está pasando por lo mismo y con una psicóloga que les acompaña y orienta en todo momento.

Para nosotros es un paso adelante ya que supone el dar a conocer uno de nuestros programas y ponerlo en marcha.

A todos los que hayáis pasado por una experiencia tan dolorosa y tan traumática os invito a que os unáis  a nosotros o animéis a familiares y amigos a hacerlo. Recordad que otro que haya vivido lo mismo comprende mejor nuestro dolor.

Es más compasivo quien ya ha padecido el infortunio.– J.G.

 

Ejemplos. El color de mi cristal

Algunos son ejemplo hasta en los momentos más bajos, hasta en aquellas situaciones que se les permitiría todo y les consentiriamos todas las flaquezas, todas las debilidades, toda la desesperanza… y sin embargo se crecen, hacen de su dolor fortaleza, valentia y coraje. Nos enseñan que en la tragedia son capaces de trascender.

Ese es el caso de Marina Menéndez y Joaquín Alonso (Joaquin, centrocampista del Sporting durante muchos años) que perdieron a su hijo David en un accidente de circulación con 23 años.

Despues de ello, Marina decidió poner sobre el papel todos sus sentimientos de duelo, de amor y de esperanza haciendo un pequeño libro íntimo y personal para contarles a sus amigos y familiares cómo se sentía y todo lo que había aprendido después de una pérdida tan cruel.

Ahora, diez años más tarde lo ha reeditado con una tirada mayor que aquella primera de sólo 80 ejemplares. El libro se titula “EL COLOR DE MI CRISTAL” .

En él habla de lo importante que es decir “te quiero”, Vivir aquí y ahora, no esperar a otro momento, aclarar las cosas con los que nos hieren o con los que estamos enfadados, no dejar cuentas pendientes no vaya a ser que mañana sea tarde. También nos habla de la comprensión, de cómo a veces sin darnos cuenta vamos preparándonos para lo que va a suceder.

Para Marina -tal y como lo transmite en el libro- el duelo no es más que amor inmenso y nos quiere contar con su experiencia que el amor todo lo puede porque en esencia todos somos amor.

Muchas gracias, Marina, por tu generosidad y por tu lección de vida.

 

Para siempre…

“Para siempre” es un libro hermoso, escrito por Camino García y con unas ilustraciones de Marco Recuero tiernas y dulces.

Nos habla de la muerte pero también de la vida.

Está especialmente dedicado a los niños aunque también nos sirve a los adultos. Nos recuerda que todos aquellos que se van para siempre y quisimos y que nadie sabe decirte donde se fueron o si te lo explican lo hacen de distintas formas, siguen estando en ti y acompañándote.

 

20190309_08534420190309_085254.jpg

                 
                          

El proceso del duelo

La vida es compleja. Todas esas situaciones por las que pasamos a lo largo de ella, las alegrías y las penas, los retos, todos nuestros sueños…forman parte de un complicado proceso. Continuamente estamos tropezando y levantándonos. La mayoria de las veces sin encontrar sentido. Creer ayuda a vivir.

Sin embargo vivir nos cuesta a todos. El proceso biológico es inevitable; nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Y aún así nunca o casi nunca se està preparado para morir.

La muerte es inevitable, es aquello de lo que no podemos escapar pero algo a lo que, sin embargo, no nos acostumbramos. Ni a la nuestra ni a la de los seres a los que amamos.

Y después de todo, el hecho de morir condiciona cómo vivimos.

Uno de los acontecimientos más crueles, por su falta de significado para la mayoria de nosotros, es el hecho de que se mueran nuestros seres queridos.

Elisabeth Kubler-Ross fue una famosa psiquiatra y que trabajó la mayor parte de su carrera con gente moribunda. A ella y a su experiencia le debemos las 5 fases del DUELO

Estas podrían resumirse en:

1) Negación y aislamiento: la negación nos permite amortiguar el dolor, nos permite pensar y tratar de recobrar el control. Es sólo ganar tiempo, una defensa temporal que nos protege del hecho en si

2) Ira: la negación es sustituida por la rabia y el resentimiento; en esa fase surgen todas las dudas. La rebeldia, el por qué a mi. Todos son culpables de mi dolor o bien porque no me entienden, o porque no les importa. Es una fase dificil para los que nos rodean.

3) Pacto o Negociación: ante la difícil realidad poco a poco va abriéndose el camino a la negociación, (bueno, fue mejor para él o el dejó de sufrir…) y vamos entrando poco a poco en la tristeza de la ausencia. Vamos asumiendo que la persona ya no está pero no hay rabia.

4) Depresión: Es un estado temporal y de preparación para aceptar la realidad. No se gana nada animando a la persona, metiéndole prisa para que deje de sentirse abatida. Debemos respetar su camino. Al contrario, es más productivo dejarle expresar su dolor. Es el estado preparatorio para la aceptación.

5) Aceptación: No se deja de estar triste, no se deja de echar de menos a la persona que falta, no se olvida… Sin embargo en esta fase comienza a sentirse una cierta paz. Poco a poco la persona va entreteniéndose, encontrando algo de ilusión de nuevo.

Tras la aceptación llega la Esperanza que es la vuelta al deseo de vivir, de que algo tenga sentido, de que el amor de aquel que perdimos nos acompañará siempre y nos guiará y nos protegerá.

Hay que dejar claro que estas fases no siempre son lineales, no siempre son tan claras y no siempre es corto el proceso pero al final, muy al final y después del dolor llega la calma.

Con nuestro mejor deseo a todos los que estáis sufriendo por una pérdida.

Grupo de duelo por pérdida de un hijo

La muerte y el nacimiento humano forman parte del ciclo natural de los seres vivos, y son las dos únicas certezas que tenemos en la vida.  Sin embargo, la muerte de un hijo es la peor de las pesadillas para las madres y padres, con la que se aprende a convivir. No hay recetas, pautas, ni tiempos válidos para todos, cada caso es único, y lleva su propio proceso y ritmo.

El duelo por la muerte de un ser querido es el proceso de sanación  de un corazón roto por la pérdida. Ningún padre/madre está preparado para afrontar la pérdida de un hijo, es algo contra natura que no entra en los esquemas evolutivos y cuando se produce provoca grandes crisis a nivel físico y emocional. Es una experiencia vital que paraliza a toda la familia . El dolor se mezcla con el miedo, la ira, la tristeza o la soledad, es un amasijo de emociones difícil de asimilar.

Los grupos de duelo significan una ayuda mutua, un acompañamiento en el proceso de duelo para que los padres/ madres que pasan por la dolorosa situación de la pérdida de un hijo no se sientan solos, pues van a compartir su experiencia con otras personas que han pasado por lo mismo. Pretenden ser un lugar de encuentro donde aprender los mecanismos que permitan seguir adelante tras la muerte de un ser querido.

En los grupos de duelo la premisa fundamental es compartir, un estado de ánimo, una emoción, una duda, un recuerdo, una risa, o una lágrima. Respetando los tiempos y lo vivido por cada uno de ellos, el grupo acompaña a cada persona en este complicado tránsito.

Apadrinamiento

Con el programa de apadrinamiento o padrinazgo, la Fundación Sara López Falcón pretende promover la excelencia, el esfuerzo personal, la honradez entre jóvenes estudiantes universitarios que no cuenten con recursos económicos  suficientes , contribuyendo , de este modo, a la igualdad de oportunidades de futuro para ellos y ellas, fomentando, asimismo valores como solidaridad, entrega, justicia, perseverancia…

El apadrinamiento supone el compromiso de ayudar en la financiación de la formación de uno/a o varios/as ahijados/as, y a la vez acompañar en la medida de sus posibilidades e independientemente del apoyo económico con otras manifestaciones propias de un  padrinazgo.

Fundación Sara López Falcón

Quienes somos

La Fundación Sara López Falcón (FSLF) es una entidad sin ánimo de lucro creada en el año 2018 con el fin de contribuir al desarrollo integral del ser humano. Está inscrita en el Registro de fundaciones asistenciales de interés general del Principado de Asturias y acogida a la Ley 50/2002de 26 de diciembre de Fundaciones.

Nuestras actividades se desarrollan principalmente en los ámbitos de ayuda:

1- A jóvenes en su formación universitaria con altas capacidades y rendimiento demostrado pero sin recursos económicos y

2- A padres y madres en la superación de duelos por fallecimiento de hijos.